Descripción del proyecto

EDIFICIO DE VIVIENDAS LA HIGUERA EN TAFALLA

Cada vez que se derriba un edificio para sustituirlo por otro, hemos de llegar a la altura de las circunstancias y satisfacer las necesidades, siempre parecidas, nunca las mismas, de las personas, de la familia que ha de vivir y convivir en él. Muchas veces las personas apuestan por el CASCO HISTÓRICO por motivos sentimentales y lo que se derriba para construir algo nuevo es la casa materna, tan llena de recuerdos y de vivencias. En definitiva, de arraigo.

El proyecto se plantea entonces como algo nuevo. Ya se sabe, odres nuevos para vinos nuevos. Y así lo suele querer el propietario. Donde estaba la mula ahora descansará el coche y en la planta del desván, abuhardillada y destartalada, se ubicarán los dormitorios en una planta más alta y luminosa. La nueva vivienda será más funcional y abierta hacia la calle. Las ventanas pequeñas por donde entraba el frío en las habitaciones se sustituyen por balcones bien herméticos y acristalados, por los que entran el sol y el aire.

El edificio acaba siendo parte de la historia de la ciudad, de su memoria